5 Razones por las que el AGUA es fundamental para tu Salud

16 Nov 2021

Descubre los principales motivos por los que no querrás dejar de tomar agua.

beneficios del agua

Seguramente has escuchado decir que nuestro cuerpo está compuesto en gran parte por agua.

Pero, ¿qué tan cierto es esto? ¡Es completamente cierto! 

El cuerpo está compuesto por un 60% de agua, el cerebro es en un 70% agua, la sangre en un 80% y los pulmones en un 90%.

¿Lo ves? Es sumamente importante su presencia en nuestras vidas. 

Todos los seres vivos necesitamos agua para vivir y mantenernos saludables. El agua es necesaria para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo porque interviene en funciones vitales. 

Por ejemplo, la sangre, como hemos dicho, contiene un gran porcentaje de agua, lo cual permite que sea líquida y el oxígeno pueda trasladarse por todo el cuerpo. Sin oxígeno no vivimos. ¡Sin agua tampoco!

AGUA ¡BENDITA!

Ya hemos dicho que el agua es imprescindible en nuestras vidas. Ahora te vamos a contar algunas de sus funciones en el organismo, cuáles son los beneficios de consumirla y qué la vuelve tan importante. 

En primer lugar siempre debes garantizar que tu consumo sea de agua segura, es decir, agua apta para el consumo humano, de buena calidad y que no genere enfermedades.

¿Te has dado cuenta que a pesar de ser el agua un elemento imprescindible en la dieta, a la hora de alimentarnos nos olvidamos de pensar en ella?

Habitualmente pensamos en los nutrientes y no tenemos en cuenta la cantidad de líquido que es necesario para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

Pero, ¿qué es lo que la vuelve tan importante?

Estas son las 5 razones por las que el agua es imprescindible en tu vida: 

1. Interviene en la función renal

El agua diluye la concentración de minerales que se encuentran en los riñones.  Dentro de estos elementos, está el nitrógeno ureico que es la principal toxina que tiene tu organismo. 

Estos desechos al diluirse son llevados a la vejiga y excretados a través de la orina. Es decir que el agua, crea el medio para limpiar tu cuerpo de toxinas. ¡Qué importante! ¿Verdad? 

Si tus riñones funcionan correctamente, los desechos y excesos de fluidos de tu cuerpo, pueden salir correctamente. Pero además, gracias a este proceso se hace más improbable que estos elementos acumulados en el riñón,  se cristalicen formando cálculos.

Por último, si la vejiga está activa, no acumula bacterias, por lo que se previenen las infecciones urinarias.

¡Ya ves que el agua purifica! Para que este proceso se realice en forma correcta, es necesario que consumas la suficiente cantidad de agua.

2. Controla la temperatura corporal

Tu cuerpo pierde agua a través del sudor. Esto sucede de forma constante y se intensifica cuando hace calor en el ambiente o si estás ejercitándote físicamente. 

Sudar tiene como objetivo que el cuerpo se enfríe. Pero para que este mecanismo funcione, debes reponer el agua que pierdes. 

Si no ingieres la suficiente cantidad de agua tu temperatura corporal aumentará. ¿Por qué ocurre esto? Porque tu cuerpo pierde electrolitos (sodio, cloruro, potasio, magnesio) y plasma cuando está deshidratado. 

La falta de electrolitos, puede derivar en problemas de corazón, alteraciones neurológicas e incluso la muerte. Por eso es que si estás sudando más de lo habitual ¡debes tomar mucha agua!

Otro beneficio en relación a la sudoración es que hace que los poros se abran y la piel se limpie. Una piel hidratada luce más pulida, más suave, tersa y  libre de arrugas. ¡Un tratamiento de belleza en algo tan simple!

3. Protege tu cuerpo

El agua interviene reduciendo la fricción de muchas partes importantes de tu organismo. Esto resulta fundamental para su correcto funcionamiento. Actúa como “lubricante” en:

  • Las estructuras del sistema nervioso central, empezando por la médula espinal que es la encargada de hacer llegar los estímulos al cerebro.
  • El cerebro. El agua ayuda a restaurar los nutrientes, el líquido y el oxígeno que llegan al cerebro, por lo que éste, puede interactuar mejor con los estímulos ambientales. ¡tu mente estará más sensible y activa!

    La deshidratación puede perjudicar al cerebro  en varios aspectos de sus  funciones, incluyendo el período de atención, los niveles de concentración y la memoria. Como referencia ten en cuenta que una deshidratación moderada puede causar dolor de cabeza y mareos.
  • Las articulaciones que unen los huesos al cuerpo. Por lo que te será más fácil realizar movimientos.

4. Previene el estreñimiento.

El agua hace que las partículas de desecho del aparato digestivo se disuelvan y pasen más fácilmente a través del tracto digestivo. Si el cuerpo necesita agua y tú no bebes lo suficiente, tu organismo puede sacar el agua de las heces, dejando el colon seco. Esto hace que la eliminación de residuos sea más dificultosa.

5. Mantiene el equilibrio de los fluidos corporales. 

Si bien nuestro cuerpo está sometido a pérdidas constantes de agua a través del sudor y la orina, o variaciones en la ingesta de líquido, también tiene la capacidad de mantener más o menos constante el contenido de agua.

Esta capacidad es sumamente importante para mantener los fluidos corporales:

  • Evita que se sequen las membranas mucosas, ayudando a crear saliva (fundamental para descomponer los alimentos sólidos y mantener la boca saludable), las membranas de la garganta, los lagrimales o las membranas de la nariz que permite la producción de moco.
  • Mejora la circulación haciendo que lleguen nutrientes y oxígeno a las células. ¡Esto tiene un impacto positivo en toda tu salud!
  • Previene enfermedades que se pueden producir ante la sobreexigencia de trabajo (por falta de fluidos) en los riñones, hígado, sistema digestivo e inmunológico.
  • Normaliza la presión arterial lo cual repercute en beneficios en el sistema cardíaco, en especial en el corazón que no debe hacer tanto esfuerzo para bombear la sangre a todo el cuerpo.

AGUA: VALOR AGREGADO

Ten en cuenta además, que si estás intentando llevar una dieta baja en calorías, beber más agua puede ayudarte a perder peso, porque te hará tener una sensación de saciedad  y por lo tanto te llevará a consumir menos calorías. 

Además, el agua provee algunos de los minerales que tu cuerpo necesita tales como manganeso, magnesio, cobalto y cobre, micronutrientes indispensables para el buen funcionamiento de tu organismo.

LA PREGUNTA DEL MILLÓN: ¿CUÁNTA AGUA DEBO BEBER?

pregunta

La cantidad de agua que necesitas puede variar según tu edad, la actividad física que realizas, el clima o tu alimentación, entre otros factores. 

De seguro has notado que luego de hacer deporte, sientes más sed. Lo mismo ocurre cuando las temperaturas son más altas. En ambos casos sientes más necesidad de hidratarte. 

Por eso, frente a la pregunta “¿cuánta agua debo consumir?”, no hay una respuesta correcta. 

Una estrategia infalible es registrar tu cuerpo. Tu organismo es sabio, y está preparado para enviar desde tu cerebro la señal que te indica que bebas agua. Esta señal es la sed

Si bien no hay un consenso sobre cuánta agua se debe consumir, sí hay un acuerdo sobre cuál es una cantidad saludable.

AGUA POR AQUÍ Y AGUA POR ALLÁ

AGUA

¿Te has dado cuenta que ingieres agua no solamente cuando la bebes, sino que la puedes encontrar en muchísimos alimentos? Imagina una naranja, ¿puedes imaginarte su delicioso jugo?

Lo mismo puedes ver cuando cortas una sandía, ¿has notado lo jugosa que es?

Si quieres agregar agua a tu alimentación, no dejes de incluir en tu dieta:

  • Naranjas: además de ser una buena fuente de agua, te aportan vitamina C, minerales como el calcio, fósforo, magnesio y potasio, hidratos de carbono y fructosa.
  • Sandía: El 93% es agua y además es fuente de fibra, azúcares, antioxidantes y vitaminas.
  • Melón: ¡lástima que sólo se consigue en verano!
  • Pepino: el 96% de él es agua. No dejes de sumarlo a tu dieta.
  • Tomate: aporta agua, antioxidantes, vitamina y fibra. Ayuda a disminuir el colesterol y la hipertensión arterial. Por su aporte de potasio y aminoácidos mejora tus dientes, tu pelo y tu piel. ¿Suficientes motivos para incorporarlo?

TUS ALERTAS PARA SABER SI NECESITAS MÁS AGUA

El más claro: sentir sed. Sentir sed es un indicador de falta de agua en el organismo. Ya viste todos los problemas que esto puede traer aparejado ¡No dejes de escuchar tu cuerpo!

Otro indicador a tener en cuenta es el color de la orina. Cuando un cuerpo está hidratado la orina es clara o amarillo claro. Pero si el color es amarillo oscuro, podría ser un síntoma de deshidratación.

Nunca olvides que la mejor forma de cuidarte es consultando a tu médico. Aprovecha la próxima visita para preguntarle todas las dudas que tengas sobre este tema. Él te ayudará a determinar si estás consumiendo la cantidad de agua necesaria para ti.

Recuerda llevar contigo una botella de agua para poder beber todo lo que tu cuerpo necesita. Además de ser fundamental para tu salud, como ya has podido aprender, no contiene calorías y es súper refrescante. 

De seguro, luego de todo lo que has leído, ¡ya estás sintiendo sed! Cuando termines, ve por un vaso con agua y ¡comienza hoy mismo a hidratarte correctamente!